Cargando...

INSTRUMENTOS

Conoce el fideicomiso como instrumento de inversión

Los fideicomisos abren un nuevo mundo de oportunidades para quienes invierten como personas físicas o quienes lo hacen en nombre de pequeñas y medianas empresas.

IMG
Alpha Inversiones

27 de diciembre 2021

IMG IMG

Considerado como una de las herramientas más versátiles para incursionar en el mercado de valores, el fideicomiso es un fondo de inversión particular que merece la pena ser analizado y considerado. Se trata de un fondo constituido bajo un esquema colectivo que permite a sus inversionistas tener acceso a una amplia gama de empresas o activos de forma rentable, es decir, con bajo riesgo.

El fideicomiso está diseñado para ser gestionado por un equipo de expertos, quienes se encargan de su funcionamiento, escogiendo detalladamente cada transacción y adquiriendo participación en cientos de empresas. De esta forma, los inversionistas que lo integran pueden ampliar y diversificar sus portafolios individuales más fácilmente que por cuenta propia.

¿Las ventajas? Además de lo antes descrito, los fideicomisos posibilitan a los inversionistas participar del rendimiento de empresas o proyectos para los que necesitaría contar con mucho más capital si quisieran invertir individualmente. 

En ese sentido, este esquema de inversión abre un nuevo mundo de oportunidades para quienes invierten como personas físicas o quienes lo hacen en nombre de pequeñas y medianas empresas.

Otra ventaja es que los fideicomisos de inversión tienen un número fijo de acciones (cerradas) para que los administradores puedan comprar o vender cuando entiendan que sea el momento adecuado. Esto es beneficioso porque, al estar pensados para inversiones a largo plazo, los administradores de cartera no deben preocuparse por tener efectivo para reembolsos, reduciendo así el “arrastre” de efectivo e impulsando el rendimiento.

Los fideicomisos generalmente tienen costos operativos más bajos que otros tipos de fondos. Así mismo, suelen tener una rentabilidad estable porque cuentan con la posibilidad de retener hasta el 15% de sus ingresos en cualquier año, lo que puede utilizarse para complementar los ingresos en otros años en los que el rendimiento sea menor.

IMG

Un dato de interés es que los fideicomisos financieros pueden tomar préstamos para aprovechar las fluctuaciones del mercado de valores a su favor y así incrementar sustancialmente sus rendimientos. En el escenario ideal, esta estrategia puede generar cuantiosos beneficios, pero si los precios de los activos caen, las pérdidas también pueden elevarse. Es una cuestión de riesgo y beneficio.

Por otro lado, como los fideicomisos cuentan con una junta directiva independiente, están en la obligación legal de salvaguardar los intereses de sus inversionistas, quienes quedan protegidos de problemas como un posible bajo rendimiento. Además, al comprar acciones en un fideicomiso, cada inversionista se convierte en accionista de la empresa y adquiere derechos para votar en la toma de decisiones como el nombramiento de directores o cambios en la política de inversión.

Sin lugar a duda, el fideicomiso financiero es una herramienta muy útil, pues ofrece todas las ventajas de contar con un portafolio de inversión diverso y robusto, pero sin que los inversionistas tengan que gestionarlos personalmente. Por esta y todas las demás razones, este esquema de inversión es uno de los más atractivos entre los métodos disponibles en el mercado de hoy.